viernes, 30 de julio de 2010

L'Arena amada

Foto encontrada en el grupo de San Juan de La Arena en Facebook
http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=29236294483

Esta bitácora tiene un título que se inspira en una de las playas más guapas de Asturias (y por tanto, del mundo). En esta reflexión hablo sobre estas y otras cosas del pueblo. Fue publicada el 10 de julio de 2010 en La Voz de Avilés.

“En un rinconín de Asturies, se encuentra L’Arena amada”. Así empieza el himno arenesco que mucha gente hace suyo cuando lo canta por chigres y fiestas. En L’Arena empieza el verano para mí todos los años y allí paso momentos felices entre romerías, verbenas, chiringuitos y playa. Por cierto, una de las mejores de Asturias para extender la toalla sin agobio, para hacer surf, pasear o simplemente disfrutar de un buen baño (cuando la mar lo permite). Una playa con todos los servicios y accesible para personas con discapacidad. La bandera azul desde hace una década no es casual.

L’Arena también mejoró muchísimo en estos últimos años. El boom del “ladrillo” se hizo notar, pero se construyó con bastante mesura y el pueblo no perdió encanto ni belleza. Al contrario, lo ganó. Se mejoró el puerto, muchas calles se sanearon y urbanizaron y ahora nos falta que de una vez se haga la esperada pasarela con San Esteban.

Lo que muchas veces se oye es que a la gente más joven nos falta ahora recuperar un poco de aquel espíritu de otros tiempos (no muy lejanos), cuando llegó a haber varias discotecas y unas noches de verano en la playa que hacían furor. ¿Por qué no tratamos de impulsar otra vez ese ambiente y devolvemos una folixa renovada a L’Arena? Así, de paso, ayudamos a algunos hosteleros en estos tiempos de crisis. Podríamos ganar todos, pero hace falta colaboración entre vecinos, Ayuntamiento, asociaciones y cualquiera a título individual.

Hay personas que ya trabajan para que las tradiciones del pueblo sigan vivas y mejoren todos los años. La misma gente que invierte su tiempo en impulsar nuevas actividades para sumar a las que ya existen. Una fartura masiva en la calle, una nochebuena para los guajes, innovaciones tecnológicas o actividades deportivas. Pero, mientras, hay otras personas que ven el éxito del pueblo como su fracaso personal. Nunca lo entenderé. Por eso no debemos hacer mucho caso a estos últimos.

Empieza el verano, así que invito a todo el mundo a que visite L’Arena y que disfrute. Allí nos encontraréis a algunos gozando del Cantábrico.

P.D. Siempre hay gente a la que no le gusta lo que uno escribe. Pues vale.


martes, 27 de julio de 2010

Control externo en Maspalomas

De izquierda a derecha, Lázaro Brito Hernández (Presidente de la Federación Canaria de Municipios), Fernando Redondo Rodríguez (Presidente del Consejo Económico y Social de Canarias), el moderador Juan Marrero Portugués (Consejero de la Audiencia de Cuentas de Canarias), José Manuel Canales Aliende (Catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Alicante) y yo mismo.

Entre los días 21 y 23 de julio se celebró el VIII Seminario de la Audiencia de Cuentas de Canarias, dentro del marco de la Universidad de Verano de Maspalomas. En esta edición, el tema era la nueva formulación de la función supervisión de los Órganos de Control Externo de la actividad económica y financiera del Sector Público. En este enlace y en este otro se pueden encontrar más detalles del seminario.

Mi intervención fue el jueves 22 de julio en la mesa-coloquio sobre el papel del nuevo gestor público y las demandas al órgano de control en la función de supervisión. Los cuatro intervinientes coincidimos en reclamar una mayor participación ciudadana en los órganos de control externo, bien directamente o a través de sus legítimos representantes (gobiernos, parlamentos y otros órganos como el CES).

Por mi parte, las recomendaciones que hice fueron, a grandes rasgos, de tres tipos. La primera, relativa a no relajar el control durante las etapas de fuerte crecimiento económico (algunos parecen defender que el control sólo es útil cuando hay crisis). La segunda, sobre la necesidad de habilitar mayores espacios de transparencia en la gestión pública, lo cual necesariamenerte incluye la definición de claros objetivos por el gestor público y su posterior fiscalización por el órgano de control. En tercer lugar, enumeré algunas áreas sensibles para el control, entre las que destaco el seguimiento de la estabilidad presupuestaria a lo largo del ciclo económico, la contratación pública, los programas de gasto con mayor importancia cualitativa (urbanismo) y cuantitativa (sanidad, educación y servicios sociales), así como los ingresos fiscales (asignatura pendiente de los OCEX).

Nunca agradecerá bastante a Rafael Medina Jáber, Presidente de la Audiencia de Cuentas de Canarias, el haberme permitido participar en estos seminarios de Maspalomas. Y por, supuesto, también a todo su equipo y a los buenos amigos.

Como canción de cierre, una muy apropiada. Allá, abajo en el sur de Gran Canaria...

Con Consejeros y Conselheiros de Cuentas en el Auditorio de Meloneras

martes, 13 de julio de 2010

España es normal

Con el título quiero decir justamente eso. Que España es un país normal. Un país donde "cabemos todos o no cabe ni Dios", como cantaba Víctor Manuel.

Normales porque también podemos ganar un mundial de fútbol. Y de baloncesto, fórmula 1, motociclismo, tenis, ciclismo...

Normales porque podemos sacar la bandera al balcón (pero, por favor, tampoco nos pasemos).

Normales porque sentimos orgullo de la nación y de la Nación.

Normales porque nos emocionamos cuando vemos alegres a los demás, aunque el fútbol en sí mismo no nos guste tanto como a otros.

A la vista de los hechos, ¿a qué esperamos para hacer del fútbol la fiesta nacional y no esa barbaridad de los toros?

Os dejo con una rareza de ese asturiano universal con el que empecé. Víctor Manuel dice que "mi España vale lo que pesa". Pues eso.

lunes, 5 de julio de 2010

La UE en La Granda

Este año participo por primera vez como ponente (como alumno ya son varios años) en los Cursos de La Granda. Concretemante, hablaré de "Garantías de cumplimiento del Derecho de la UE en el Estado autonómico".

Mi ponencia se enmarca dentro del curso titulado "Después de Lisboa: la Unión Europea en tiempos difíciles" (ver programa), dirigido por Paz Andrés Sáenz de Santa María y Gil Carlos Rodríguez Iglesias.

Agradezco enormemente la invitación y espero no defraudar demasiado.

P.D. Aquí se puede encontrar un resumen de prensa del curso y en este otro enlace las fotos de los ponentes.



Impuestos y fútbol

Escribo antes de los cuartos de final. Para los mal pensados, adelanto mi deseo de que España llegue a la final y gane el mundial de fútbol. Al menos, así debería ser, de acuerdo con el potencial deportivo... y el presupuesto. Precisamente sobre esto último podemos plantearnos si no habrá llegado el momento de analizar el fútbol en España con más cabeza y con un poco menos de vísceras. Una reflexión necesaria, con rigor y frialdad.

Los clubes de fútbol de Primera y Segunda deben a Hacienda y a la Seguridad Social la friolera de 5.500 millones de euros. Es prácticamente lo mismo que se va ahorrar con la rebaja del sueldo de todos los empleados públicos. Esos mismos clubes que nos deben dinero a usted y a mí (Hacienda somos todos, no se olvide) son los que con la otra mano recogen subvenciones públicas a manos llenas. Negocio redondo.

Los sentimientos y la pasión en el fútbol no son gratis. El coste se financia con entradas y abonos, con ingresos por publicidad, con derechos de televisión... y también con nuestros impuestos. En algunos casos, casi en exclusiva con nuestros impuestos.

Nunca entenderé por qué cuando se crearon las sociedades anónimas deportivas, la mayoría de los clubes de fútbol pudieron sobrevivir gracias al apoyo de las Administraciones Públicas y de algún falso empresario que sólo buscaba imagen. ¿Dónde estaban los aficionados y por qué no se hicieron accionistas? ¿Dónde están ahora cuando toca mojarse y poner dinero? ¿Por qué si un equipo de fútbol quiebra a donde primero se acude es al Ayuntamiento o a la Comunidad Autónoma? La afición al fútbol en España es innegable, pero esto no se debe confundir con que el negocio del fútbol sea intocable.

Me gustaría que los gobiernos nos consultasen antes de tomar medidas beneficiosas para unos pocos, pero muy costosas para el conjunto de los contribuyentes. Por ejemplo, seguro que mucha gente votaría a favor de invertir en instalaciones punteras para el deporte base, en lugar de tener un equipo carísimo en la 'liga de las estrellas'. Pero ya se sabe que la ecuación de cobardía y populismo suele dar malos resultados.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 3 de julio de 2010.

Aquí os dejo alguna reseña más sobre el asunto: noticia1, noticia2, noticia3, noticia4.